Más toreros que toros

.

Cuando anunciaron el abono de la Plaza de Toros de Sevilla del 2015, el cartel del sábado de San Miguel quedó “por designar”. Muchos criticaron dicha no designación alegando que tenían que pagar por algo que no se sabía, pero a otros nos pareció bien que se dejara abierto este cartel, máxime cuando el ganado contratado de El Pilar, abría la puerta tanto para la inclusión de alguna de las cuatro figuras que no se habían querido anunciar en la Feria, como a las novedades dela temporada. Finalmente, la empresa optó por Manuel Escribano, que aunque fue pilar de la Feria 2015, está realizando una gran temporada, y por la mejor novedad de la misma, López Simón, todo un acierto. Quizás un “mano a mano” un poco forzado, como casi todos los que se montan ahora. Yo hubiera preferido una terna con Urdiales, que no vino en Feria y está toreando de ensueño, o incluso con el recién alternativado Roca Rey, aunque la empresa dijo pronto que no vendría hasta 2016.

Foto: Sevilla PagésSea como fuere, quedó un cartel interesante y el público respondió al mismo, ya que para los tiempos que corren, la plaza presentaba una más que aceptable entrada. Pero el ganado de El Pilar decepcionó. Bien presentada y muy pareja, tanto que saltaban coloraos que parecían gemelos del anterior, pero falta de fuerzas y muy descastada, alguno rozando la mansedumbre. Escribano, como cada tarde, dio todo lo que tiene, porta gayolas, banderillas, con su escalofriante quiebro sentado en el estribo, faenas exprimiendo al toro hasta el último pase, y entrega a la hora de matar, con tres estocadas, de mejor o peor colocación. Pero con el material que tenía enfrente, nada tomó vuelo suficiente.

López Simón no defraudó. Pisando unos terrenos muy comprometidos tanto con capote como con muleta, y sin moverse jamás,  compuso las tres faenas que le dejaron sus descastados oponentes. La primera a un noblón que decía muy poco embistiendo, la segunda de menos a más al único que medio se dejó y la tercera al último, peligroso por la izquierda, que levantó al público del tendido de emoción. Si hubiera matado bien, parecía ya exhausto, hubiera cortado otra oreja.

@isanchezmejias

Esta entrada ha sido creada en General y etiquetada como , , . Marca el permalink. Los Trackbacks están cerrados, pero puedes enviar un comentario.

Envía tu comentario

Su correo nunca será publicado o compartido. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*