Cuando no hay emoción

.

_86T4161.jpgLa corrida del martes en Sevilla puede ser un buen ejemplo de la corrida moderna. Se lidiaron los toros modernos que han acabado de imponer las figuras, o lo que quieren que sea el toro moderno. Noble, obediente y descastado. Pero la realidad es distinta a los deseos. Cuando la falta de casta hace que el toro no se nueva o rompa en manso, el espectáculo es imposible. Pero aun cuando el depósito de fuerzas los hace moverse un poco, sus embestidas son sin ninguna trasmisión, sin profundidad, con las miradas perdidas, como si no quieran embestir, y así el lucimiento es imposible.

Cuando la emoción no la pone el toro la tiene que poner el torero, y eso es un problema. Morante, que quizás sea el único torero capaz de emocionarnos ante un toro sin emoción, dejó entrever en su segundo la categoría de toreo que atesora. Perera intente poner la emoción con sus cercanías, y Javier Jiménez con su juventud y buena lidia. El resultado un festejo tedioso y aburrido, en el que ya no sabes cómo sentarte ni de qué hablar con los vecinos y en el que los efectos del almuerzo en la Feria hacen que veamos más de una cabezada alrededor. Mala cosa.

@isanchezmejias

Esta entrada ha sido creada en Feria 2017 y etiquetada como , , , . Marca el permalink. Los Trackbacks están cerrados, pero puedes enviar un comentario.

Un comentario

  1. María
    Enviado el 3 mayo 2017 a las 17:00 pm | Permalink

    Si me lo permite, me gustaría decir que me parece abusiva la subida del precio de las entradas este año, en los tendidos y en el sol alto 8 y 11A.

Envía tu comentario

Su correo nunca será publicado o compartido. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*