Cajasol se integra en Caixa Bank

Hasta aquí hemos llegado, amigo Sancho. Cajasol vuelve casi
a los orígenes de lo que era una caja de ahorros hace más de un siglo: una
entidad que se dedicará a hacer obra social y apoyar iniciativas en este
ámbito. El proyecto de integración en Banca Cívica ha finalizado porque no
tenía futuro en solitario ni con otra entidad mediana. Ha tenido que ir a Caixa
Bank con la finalidad de salvaguardar el futuro de sus accionistas y el de sus
clientes, al tiempo que da continuidad a una gran mayoría de trabajadores de la
red de Cajasol, pero no a todos. Este es el lado positivo desde el punto de
vista de entidad financiera. Por otra parte, la Fundación Cajasol se convertirá
ahora en un referente en Sevilla y Andalucía, que cuenta con un patrimonio de
unos 400 millones de euros, entre activos inmobiliarios, obras de arte,
acciones de Caixa Bank y dinero en metálico.

Posiblemente los accionistas no estarán contentos en el
precio con el que se ha valorado su inversión, un 27 por ciento menor, en el
canje de acciones con Caixa Bank. Y tampoco estarán contentos aquellos que
adquirieron participaciones preferentes, por cerca de 600 millones. Pero se
pueden dar con un canto en los dientes. Mirando el largo plazo van a salir
mejor parados en la Caixa, pues su porcentaje de dividendo es mayor –el doble
que Banca Cívica- y hará frente a esas participaciones preferentes. Además, el
Frob seguramente cobre este mismo año los casi 1.000 millones que le debe
Cajasol, pues se están pagando a un interés del 8 por ciento, y Caixa Bank
puede cancelar ese préstamo. Tampoco se puede olvidar que la entidad catalana
hace un buen negocio. Los fondos propios de Banca Cívica ascienden a 2.700
millones. Mil millones los destinará a hacer una ampliación de capital para la
compra de Banca Cívica y el resto los podrá destinar a sanear la cartera de
activos, principalmente de Cajasol, y al proceso de reestructuración de la red.
Solo la entidad sevillana tenía pendiente de cerrar 150 oficinas, proceso que
no le ha dado tiempo a acometer. Pero que vendrá de modo inexorable. La marca
permanece inicialmente hasta que se pueda hacer el cambio tranquilo y no sin
antes unificar los sistemas informáticos y de gestión. Además, Caixa Bank tendrá
2 años para finalizar su saneamiento según el último decreto del Gobierno.

Cajasol, además de contar con la Fundación –que se mantendrá
con la gestión de su patrimonio y el cobro de dividendos de Caixa Bank- tendrá
bajo su gestión del 50 por ciento de lo que la entidad catalana destine a Obra
Social en Andalucía, al menos mientras siga teniendo su 1 por ciento en la
entidad. Y también se creará un consejo territorial, al estilo de otras grandes
entidades. Creo que no me dejo ningún mimbre de importancia. Ustedes valorarán
la operación. Pero hasta aquí hemos llegado.

 

Esta entrada ha sido creada en Clave de luna y etiquetada como , , , , . Marca el permalink. Enviar un comentario o deja un trackback: URL para trackback.

Envía tu comentario

Su correo nunca será publicado o compartido. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*