Will you remember me, brexit.

Esas tartas de frambuesa; la mermelada de naranja; el aceite de oliva extra virgen; ese pedazo de uniforme mimético. ¿Y qué decir de esas tardes soleadas junto al mar mediterráneo? Productos de primera calidad y servicios turísticos que Andalucía pone a disposición de los británicos en sus mesas, en su trabajo diario o en sus vacaciones. Desde que nuestros vecinos del norte decidieron por referéndum –y por un margen muy estrecho- que querían dejar de pertenecer a la Comunidad Europea, la libra se ha depreciado cerca de un 14 por ciento frente al euro. Eso quiere decir que los exportadores españoles han perdido el 14 por ciento del valor de sus productos. De golpe. Por una decisión política. ¡Ay los políticos¡

Piensen únicamente en la frambuesa. Desde Andalucía se exporta la nada desdeñable cifra de 115 millones de euros, solo en este pequeño fruto. Pero si el plan del Brexit sigue su camino con el nivel de desconexión planteado antes de las elecciones británicas, habrá que pagar aranceles y otras tasas aduaneras por los productos que entren a las islas. Lo que significará que los costes aumentarían y los precios también. Y eso haría replantearse a la industria productora y a los exportadores toda su estrategia. Y más aún, si la Gran Bretaña decidiera crear su propio espacio comercial común con sus aliados de la Commonwealth.

El Brexit no va a ser ninguna panacea, ni para la empresa europea, española y andaluza, ni para la propia economía británica. Al menos por ahora y a los efectos del comercio puro y duro de bienes y servicios. Así coincidieron en manifestarse el director general del Grupo Iturri, Juan Manuel Iturri; el director comercial de Migasa, Antonio Gallego; y el Consejero Delegado de la Corporación MP, Eugenio Barroso, dentro de la sesión que CESUR, Asociación de Empresarios del Sur de España, dedicó esta semana a los retos de la empresa andaluza frente al Brexit de la mano de la consultora KPMG. “No supone ninguna oportunidad; más al contrario, hora mismo ya está suponiendo pérdidas por la depreciación de la libra y menor volumen de contratación por la incertidumbre”. Esta es la realidad.

Iturri tiene como principal cliente al ministerio de Defensa Británico, fundamentalmente por el suministro de equipos al ejército. El grupo Migasa es la primera empresa aceitera por volumen, cercana a los 900 millones de euros, y tiene mercado con las islas. Y Corporación MP, dedicada a la fabricación, venta y mantenimiento de elevadores, tiene una consolidada presencia en el mercado británico que ya ha visto mermar la contratación.

Andalucía es el primer destino turístico para los británicos, con 2,8 millones de visitantes el año pasado, más del 25 por ciento del total, y el primer comprador de viviendas extranjero en Andalucía. Las exportaciones andaluzas al Reino Unidos crecieron el año pasado el 1,5 por ciento pero están aumentando. La alimentación y bebidas suponen el 58 por ciento de la exportación de las empresas andaluzas. Solo esperemos que el Brexit duro se reblandezca con el paso de los días.

Esta entrada ha sido creada en Clave de luna y etiquetada como , , , , , , , , , , , . Marca el permalink. Los Trackbacks están cerrados, pero puedes enviar un comentario.

Envía tu comentario

Su correo nunca será publicado o compartido. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*