Chequeo a la educación

Andalucía es la Comunidad Autónoma que más alumnos escolariza en el régimen general, en concreto, 1.247.768, de los cuales un 74,8 por ciento lo hace en centros públicos: 582.829 en primaria, 379.839 en secundaria obligatoria, Bachillerato con 144.769 alumnos y 140.331 en Formación Profesional. El peso público de la enseñanza es mayor en Andalucía que en la media nacional, que es del 68 por ciento. La privada representa en la comunidad solo el 5 por ciento, un punto y medio menos que la media. El porcentaje de alumnos extranjeros está también por debajo de la media nacional, que está situada en el 8,5 por ciento, frente al 5,1 por ciento en Andalucía. Y, para terminar esta relación de datos, la inversión pública por alumno en Andalucía fue de 4.510 euros (última cifra conocida de 2014, con previsión al alza en siguientes años), frente a los 4.629 euros del año 2009. Un gasto por debajo de la media española y tan solo más alto que la comunidad de Madrid.

Estas cifras tienen como fuente la obra “Indicadores comentados sobre el estado del sistema educativo español 2017”, realizado por las fundaciones Ramón Areces y Sociedad y Economía, presentada y comentada recientemente en el think tank de innovación educativa de la Asociación de Empresarios del Sur de España, Cesur. Y sencillamente no tiene desperdicio porque recoge información estadística de Europa, España y Andalucía. Los datos hablan por sí mismos, con lo que ustedes pueden sacar sus propias conclusiones. Un servidor tan solo les mostrará las cifras. Seguimos.

Un dato curioso, el número de ordenadores por alumno es de 2,1 en Andalucía. La media española es de 2,8. En Cataluña es de 3,4 y en Madrid la tasa es de 5,5 alumnos por ordenador. Me muerdo la lengua, cuando conocemos que la tasa de abandono educativo temprano (no termina los estudios secundarios) supera el 22,5 por ciento en Andalucía, cuando la media de la Unión Europea es del 10,7 por ciento.  La tasa de repetición es muy alta: a los 15 años casi un 40 por ciento de los alumnos ha repetido un curso. Y el 59,9 por ciento de los andaluces completa la segunda etapa de la educación secundaria, cuando la media europea está en el 80 por ciento. En positivo, los niveles de incorporación a educación infantil son altos, como la media española, al llegar a escolarizar el 98 por ciento de los niños a los 5 años.

La tasa de empleo es directamente proporcional al nivel educativo de los ciudadanos de un país y una comunidad autónoma. Por desgracia, Andalucía se encuentra en el anteúltimo puesto del ranking por comunidades autónomas en esta correlación, solo por delante de Ceuta y Melilla. En conclusión, hay mucho trabajo por hacer para mejorar la calidad educativa de nuestros jóvenes si queremos que mejore nuestro nivel socioeconómico y de empleo. Y no se puede seguir con las mismas políticas de hace 25 años, porque es evidente que no funcionan. Mucho ánimo y profesionalidad para los nuevos responsables educativos de la comunidad.

Esta entrada ha sido creada en Clave de luna y etiquetada como , , , , , , , , , , . Marca el permalink. Los Trackbacks están cerrados, pero puedes enviar un comentario.

Envía tu comentario

Su correo nunca será publicado o compartido. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*