Vivir en Política

Política es una galaxia cercana. Allí viven políticos y otras gentes. Los políticos son la casta dominante. Hombres y mujeres. El resto queda a su merced. Se puede acceder a su condición sin ningún requisito especial, aunque habitualmente uno siempre tiene padrinos. Quien consigue entrar tiene su vida solucionada. Para sobrevivir en la casta, además del padrino, hay que obedecer las consignas. La mentira y la traición son consustanciales a su condición, no tienen valor.  Y el poder es el objetivo vital en esa galaxia. Lo que une y lo que separa. Por eso no tienen amigos. No sé si son felices o si saben lo que es eso. Gobiernan Política pensando en sobrevivir, no en las otras gentes. Les da miedo la libertad, porque lidiar con algo que no controlan les hace inseguros. Las otras gentes, las que les pagan para gobernar con justicia y bien común, se dan cuenta de lo que hacen los políticos. Los sufren. Pero hasta ahora no han podido corregir todos esos defectos.

Tenemos nuevo presidente. Pedro Sánchez. Secretario general del PSOE. En dos días, literalmente. Surgido de un calentamiento global en el hemiciclo. Surgido de la mentira, la traición y el compadreo. Tratando a patadas la verdad, la lealtad y veremos también si la unidad de España. Poca decencia hay en este modo de obrar. En esta ética, como algunos la llaman y no saben de dónde ha salido esa palabra. Pero resulta que se usa mucho. Ha sido una gran manipulación. Y, oye, los 8 partidos que se han confabulado para conseguirlo, lo saben perfectamente. Donde no hay confianza, nada bueno puede salir. Ni se puede construir. Solo destruir. Al tiempo. Otra vez.

La segunda parte de una legislatura consiste en trabajar para las próximas elecciones. Esa es la dinámica. Así que prepárense. Aquí nadie ha pensado en los gobernados, salvo los partidos nacionalistas e independentistas, que sacarán tajada para sus votantes. Y así no puede progresar un país. Es imposible. Nuestros políticos, salvo honrosas excepciones, viven en otra galaxia. No tengo ni idea de lo que durará el nuevo gobierno. Pero para hacer frente a los inmensos retos que tenemos por delante, se necesita de un gobierno fuerte, sólido y coherente.

El gobierno saliente se ha desgastado por recuperar la normalidad. Porque la situación requería decisiones duras, persistentes y coherentes. Salir de la mayor crisis económica nunca vivida y heredada de un gobierno socialista dirigido por un visionario como Zapatero. Combatir con la ley los desafíos secesionistas del gobierno catalán, a quien Zapatero dio las herramientas para acometerlos. Combatir el terrorismo yihadista todos los días. Conseguir crear empleo –aunque fuera en gran parte temporal- a razón de casi medio millón de puestos al año. En definitiva, poner a funcionar con cierto orden el país y devolver la esperanza a los ciudadanos. Pues, oigan, la verdad es que han hecho mucho. Y eso que un servidor también estaba cabreado. Ciertamente les ha faltado tacto. Pero la herencia del caso Gürtel les ha pesado. Y ha servido de excusa perfecta para la gran manipulación. Este sistema hay que mejorarlo. Definitivamente. Los de la galaxia tienen que bajar a la tierra.

Esta entrada ha sido creada en Clave de luna y etiquetada como , , , , , , , . Marca el permalink. Los Trackbacks están cerrados, pero puedes enviar un comentario.

Envía tu comentario

Su correo nunca será publicado o compartido. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*