Decretos populistas

El dinero recaudado por el llamado impuesto de las hipotecas va a las comunidades autónomas, fue aprobado por Felipe González y en Europa lo pagan los consumidores. Lo verdaderamente importante de todo el lío que se ha formado por decidir quién paga este impuesto, si el banco o el consumidor, es que siempre lo va a pagar el consumidor. Lo novedoso y popular es que se hubiera suprimido este impuesto. Pero no, el progresismo del PSOE y de Podemos no va en aliviar pagos de impuestos al ciudadano que se compra una casa. No. Lo que les importa es recaudar más y más dinero del contribuyente para gastárselo ellos en lo que les interese. Aquí está el quid de la cuestión.

El Tribunal Supremo se metió el solo en un lío, cuando una de sus salas pretendía cambiar la doctrina que estaba vigente, según la cual, el comprador de una casa pagaba el impuesto hipotecario, de un crédito que le concedía el banco para su adquisición. La sala tercera en varias sentencias dictaminó que fuera el banco quien pagara ese impuesto. Visto el cambio de tendencia, que posiblemente hubiera tenido efectos retroactivos –siempre indeseables- el alto tribunal decidió dirimir esa cuestión en un pleno. Craso error de funcionamiento interno del Tribunal Supremo. Todo el mundo pendiente del asunto. Semanas después, el pleno decidió, por un estrecho margen, que siguieran siendo los consumidores quienes pagaban. Como sucede en los países europeos que tienen este impuesto.

El gobierno de Pedro Sánchez, empujado por su socio Pablo Iglesias de Podemos, aprovechó la oportunidad para ganar réditos políticos entre el pueblo llano. Y en dos días, cambió la ley que puso Felipe González, para que efectivamente, fueran los bancos y no los consumidores, quienes pagaran este impuesto. Por decreto ley. Todo muy anticapitalista. Eso le pone cachondo al señor Iglesias. Y, por ende, a Pedro Sánchez. Pero claro, esto es tan sencillo como que los bancos van a cambiar desde este mismo lunes los contratos hipotecarios, de tal forma que la cantidad que van a pagar en impuestos por cada crédito hipotecario –por deseo expreso de estos políticos- repercuta en el cliente. Es decir, que las hipotecas serán más caras a partir de ahora. Por deseo expreso de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Todo muy capitalista.

Aquí tienen el claro ejemplo de la política que está haciendo el actual gobierno. Aparentar que las cosas cambian a mejor, pero consiguiendo que todo siga igual. Estando la cuestión un tiempo en todos los medios informativos para ganar cierta imagen. Gastar tiempo y dinero en esta estrategia. Y ganar votos. Es decir, que en esta operación del impuestos de las hipotecas solo ganan el PSOE y Podemos. La banca se queda como está. Los consumidores siguen pagando lo mismo. Y el Tribunal Supremo queda tocado por la acción de Gobierno. Viva la independencia de poderes. Viva el progresismo y el anticapitalismo.

Esta entrada ha sido creada en Clave de luna y etiquetada como , , , , , , , , . Marca el permalink. Los Trackbacks están cerrados, pero puedes enviar un comentario.

Envía tu comentario

Su correo nunca será publicado o compartido. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*