Gobierno profesional

Dados los resultados electorales y la evolución de las negociaciones entre PP y Ciudadanos, todo parece indicar que el lunes se firmará un pacto de gobierno entre ambos partidos y de que, con permiso de VOX y del PSOE –si estos últimos quieren, lo cual es bastante dudoso-, tendremos nuevo gobierno a principios del año próximo. Las alocuciones de cara a la galería política –que no al pueblo votante- de si no quieren o no desean acuerdos con VOX, son una soflama bastante ridícula. Postureo, nuevamente. Y sinceramente, estamos bastante cansados de postureo. Al nuevo modo de hacer política que se espera por quienes han elegido el cambio, se le exige más profesionalidad y más seriedad. PP y Ciudadanos tienen esta oportunidad que, quizá no vuelvan a tener en Andalucía, por lo que se puede entender que no han de hacer tonterías, ni amagos, ni florituras dialécticas. Es el momento de la acción. De la realidad pura y dura. De arremangarse y de trabajar con sentido de Estado, de ser eficientes, de llamar pan al pan, y vino al vino. Sin complejos.

Por eso nada más sencillo y básico que pedir al futuro gobierno profesionalidad y seriedad. Esta es la mejor receta para dar estabilidad a un sistema de gobierno y a una sociedad. A una clase empresarial ansiosa por hacer su trabajo con intensidad, honestidad, imaginación, fuerza e iniciativa. Esta es la vida real que nada tiene que ver con la que se desarrolla en los plenos de los parlamentos, por desgracia. Los responsables de las distintas consejerías próximas serán políticos o personas de la sociedad civil, pero han de ser personas preparadas, responsables y con capacidad de hacer equipo.

Dado que toda España va a mirar, al menos por unos meses, hacia Andalucía para ver qué es lo que hacen el PP y Ciudadanos en un gobierno de coalición, nos gustaría sentirnos orgullosos del gobierno que se forme. Además, tendrán que ir haciendo cuentas para llevar a la práctica algunas de las promesas electorales más repetidas antes y durante la campaña. Muchas de ellas relacionadas con la supresión del impuesto de sucesiones, donaciones y patrimonio, además de la reducción del IRPF en el tramo autonómico. Siendo estas medidas muy positivas para generar confianza y empleo.

No cambio una coma de lo escrito antes de las elecciones solicitando una mejora sustancial en la gobernanza de la cosa pública, en la reforma de la administración para hacerla más ágil y eficiente para el público, en la elaboración de planes estratégicos a largo plazo en materia educativa e industrial con objetivos claros que haya que instrumentalizar ya con medidas a corto, y un largo etcétera. Si las formaciones que nos gobiernen a partir del año próximo coinciden en muchos de sus planteamientos, antes se podrán poner en marcha medidas de mejora. No tenemos tiempo y hay mucho que hacer. Ánimo.

Esta entrada ha sido creada en Clave de luna y etiquetada como , , , . Marca el permalink. Los Trackbacks están cerrados, pero puedes enviar un comentario.

Envía tu comentario

Su correo nunca será publicado o compartido. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*